Casa Curutchet

Única vivienda de Le Corbusier construida en América

remodelación-de-casas

Continuando con Le Corbusier, quisimos dedicar este artículo a su primera y única casa en todo el continente. Bratzarquitectura visitó esta gran muestra arquitectónica ubicada en la Ciudad de La Plata, Argentina, la cual fue diseñada por el arquitecto suizo Charles- ÉdouardJeanneret-Gris, más conocido como Le Corbusier y construida entre los años 1949 y 1953. Es uno de sus más bellos y poéticos trabajos, y conjuntamente con el Carpenter Center de Cambridge en EEUU, una de las dos únicas obras proyectadas exclusivamente por el famoso arquitecto suizo que llegaron a materializarse en América.

En 1948, el cirujano argentino e inventor de instrumental quirúrgico Pedro Domingo Curutchet, decidió volver a La Plata, remitiéndole una carta a Le Corbusier, quien buscaba concretar el plan urbano que había diseñado para Buenos Aires,solicitándole la elaboración del proyecto para su vivienda-consultorio en su terreno de Avenida 53 nº 320.Curutchet estudió de cerca el tema y era un lugar tan bien ubicado, en el Paseo del Bosque, que para ser bien explotado podría serlo aún más con un arquitecto moderno, un hombre de las ideas de Le Corbusier.De ahí su interés en acercarse a la nueva arquitectura e intentar una experiencia en su propia casa, y que encargara el proyecto al arquitecto de más trascendencia de la época, quien seguramente representaría los sueños e ideales de su tiempo.

Le Corbusier responde positivamente: “Me complace realizar este trabajo porque su problema es el típico de una pequeña casa que siempre ha suscitado todo mi interés. Su programa, la casa de un médico, es extremadamente atractivo desde el punto de vista social.

Estoy interesado en la idea de hacer de su casa una pequeña construcción doméstica como una obra maestra de simplicidad, funcionalidad y armonía”.

Sin embargo, indicó que no viajaría a Argentina, encargando la responsabilidad de materializar la obra al arquitecto argentino Amancio Williams, uno de los exponentes más importantes de la arquitectura moderna en Latinoamérica.

Williams realizó una cuidadosa comprensión de la documentación recibida, estudió la estructura y desarrolló modificaciones importantes. Estudió la cocina, el vestíbulo, las instalaciones, iluminaciones naturales y artificiales y diseñó el equipamiento interior. Durante casi un año con un grupo de colaboradores desarrolló una extensa documentación constituida por más de 200 planos que se encuentra en su archivo. La interpretación y ajustes constructivos suscitaron las primeras quejas de Curutchet.

En diciembre de 1955, tras un largo tiempo de inconvenientes, retrasos, desajustes y angustias, la casa se terminó de construir y estuvo lista para ser habitada. Pero lo paradójico es que luego de tantas adversidades, el cliente comenzó a trasladar la propiedad de su casa a su arquitecto, y empezó, a partir de entonces a referirse a ella conceptualmente como “la casa de Le Corbusier”.

Pedro Curutchet vivió con cierta constancia en la casa durante muy pocos años.Más allá de su admiración por el proyecto, no hay estudios ni documentación alguna que analice la obra en funcionamiento, es decir, desde el momento que es habitada. Al parecer no se logró larelación entre los sueños de quienes se imaginaron la casa y la realidad de quienes intentaron habitarla, pues la familia Curutchet no consiguió formarse su propia “construcción mental” en la experiencia que caracteriza el espacio habitado.Podemos decir que la forma de vida que imaginaba Le Corbusier para la familia del siglo XX no coincidía precisamente con la manera de vivir de los Curutchet, pues la mirada del maestro se anticipaba cincuenta años. No era una casa solo para él y su familia, era también un manifiesto arquitectónico que sería difícil de asimilar.

Declarada de interés provincial, turístico y Monumento Histórico Nacional en 1987, la casa es actualmente sede del Colegio de Arquitectos de la Plata, que la arrienda a los herederos de Curutchet. En la sesión realizada el 17 de julio de 2016 en Estambul, la Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad, junto a otros tres nuevos lugares en su lista de obras diseñadas por el prestigioso arquitecto.

Como experiencia, podemos decir que el haber visitado esta obra nos hace valorar y comprender aún más el aporte de Le Corbusier a la arquitectura dando pie a una serie de procesos que darían origen al Movimiento Moderno. La necesidad que tiene el hombre de belleza, la cual explica de dos modos; primero, como resultado del uso de formas elementales y la proporcionada geometría, y segundo, como resultado de un apropiamiento funcional, es decir, cuando una cosa es funcional es bella.

La funcionalidad del sector de la vivienda no sólo se da por las conexiones horizontales en cada planta y la vertical de la escalera, las cuales, podríamos denominar como comunicaciones físicas, sino también, por la comunicación de orden visual y de función psicológica. No debemos olvidar que la arquitectura debe servir para hacer la vida de las personas más feliz. En la vivienda, esa función de servir psicológicamente se logra en esencia a través del vacío creado en la planta de los dormitorios sobre la sala de estar.

La presencia de Le Corbusier en Argentina dejó, además de esta obra, varios discípulos, una serie de proyectos urbanísticos y una cantidad de historias y vínculos con personalidades influyentes del medio local. Actualmente la casa Curutchet es visitada por miles de personas en la Ciudad de La Plata.

.

Agregar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

clear formPost comment